Connect
To Top

El punto a la comida ecológica

Si tuviésemos que describir a nuestra generación con un símbolo, ese sería sin duda un reloj. Vivimos en segundos en lugar de en latidos, cronometrados, esclavos del movimiento de una aguja, corriendo de un lado a otro, a la carrera.

Estamos pluriactivos. Saltamos de una cosa a otra sin llegar a parpardear un segundo. No nos gusta perdernos nada. Somos únicos exprimiendo los días. Llevamos el “timing” como apellido. Siempre pensando en el después. Seguir, seguir y seguir para avanzar.

Pero, ¿en todos los aspectos?

La respuesta parece ser que es negativa. Al contrario de lo que aparenta ese estilo de vida rápido, el mundo occidental mira hacia atrás y añora el pasado. Apareciendo así la resistencia a que toda nuestra vida esté manejada.

Bieeeeenvenidos un día más a nuestro blog:

Hoy volvemos a hablar sobre el mundo de la comida ecológica.

Como decía, aunque vivimos de una forma más acelerada a como nuestros mayores vivieron su vida, aún hay hueco para intentar llevar una alimentación sana y equilibrada. Y al vivir en un mundo de tendencias y modas, estas se encuentran en todos los aspectos de nuestra vida, así que la comida no iba a quedar exenta de ello. Por eso hoy os hablamos de uno de los temas que más debate están generando. El eterno sí o no a la comida ecológica. Ya sabéis que es uno de los temas que más nos apasiona, hemos hablado de los beneficios de mantener una dieta ecológica, de lo que conlleva la producción agrícola y de los alimentos ecológicos en sí, pero hoy me gustaría dar mi opinión particular, recopilando toda la información pero aportando mi granito de arena, como siempre :)

Pero primero, empecemos definiéndola.

comida ecologica

La comida biológica hace referencia a los alimentos destinados al consumo y producidos sin químicos y sin aditivos. Estos alimentos pretenden contribuir a una producción más acorde con el medio ambiente, menos contaminante y que respete la biodiversidad.

En España se les conoce como “ecológicos”, en Alemania y Francia, como biológicos y como “orgánicos” en el mundo anglosajón.

A veces la ley, autoriza que algunos alimentos utilicen el término “natural” en su denominación como el yogur, el café y el agua mineral, entre otros.  Sin embargo, siempre debemos fijarnos bien ya que muchos productos utilizan la palabra “bio” en su etiqueta, pero no tienen ese origen biológico, sino que contienen, por ejemplo, bífidus.

Como todo en esta vida, ya sabemos que se cuentan por igual los fans de esta tendencia como los detractores.

Los fieles seguidores de este modo de alimentación, afirman que prefieren este tipo de productos porque se cultivan de forma no industrializada ni intensiva, y se respetan los ciclos naturales de producción, sin residuos tóxicos como pesticidas, antibióticos u hormonas.

Sabor y salud

Entre los beneficios que aporta la comida ecológica, resaltan ante todo el sabor. Ya que, al respetarse el crecimiento de los alimentos, y no emplear elementos químicos para aumentar la producción y/o alargar la vida de estos, tienen más sabor y son más “como los de antes”, como diría tu abuela.

Realmente no está demostrado científicamente que la comida ecológica “mejore” la salud, porque en las producciones intensivas de alimentos que vienen de los animales, se usan antibióticos y hormonas para aumentar la cantidad y que engorden artificialmente. Los residuos quedan en la grasa animal y pasan a nosotros. Pero, se han relacionado los pesticidas con enfermedades en el sistema reproductivo, hígado, cerebro y sistema inmunológico. Por lo que, al no tenerlos, o encontrarlos en menor medida, se quieren evitar dichas enfermedades.

Sin embargo, también existen inconvenientes por los que luchan los adeptos a este tipo de alimentación. Comprar comida ecológica ni es fácil de encontrar ni barata. La comida ecológica incrementará el precio de tu cesta aproximadamente en un 30%. Y a veces más. Por eso, no es algo al alcance de todos los bolsillos. Dado que la comida ecológica es una tendencia que ha nacido relativamente hace poco, es difícil encontrar todos los productos en un mismo supermercado. Además, al llevar menos conservantes y estabilizantes, duran menos en buen estado, estropeándose antes.

En el polo opuesto de este estilo de vida, se encuentran los que se posicionan en contra de este tipo de productos. ¿Qué por qué?

Pues por la naturaleza.

comida ecologica

Dicen los expertos, que una producción totalmente ecológica, que alcanza apenas un 1%, no abastecería a los 7.000 millones de personas del mundo. Parece entendible. Y lo es. Es decir, si nuestra agricultura se volviese ecológica, implicaría que la mitad de la población mundial tuviese que dejar de comer. Se necesitaría más superficie para cultivar, lo que significa que, si se respetan las normas de la agricultura ecológica, habría que desforestar las selvas para ello. Solo se cultiva así en zonas donde faltan medios para agricultura técnica, como en India o en algunos países africanos. Sin embargo, con la agricultura convencional, se podría cultivar hasta en desiertos.

La producción agrícola juega también su papel en estas emisiones dañinas para el efecto invernadero en el planeta. En una explotación de una hectárea, la presencia de la maquinaria agrícola es más frecuente y, por lo tanto, aumentan las emisiones.

Con el objetivo de reducirlas y con ellas, el efecto invernadero, la tecnología agrícola que más promete hasta la fecha es la modificación genética, ya que los cultivos a los que trata, capturan la energía solar y reducen los fertilizantes.

Por otro lado, el etiquetado ecológico solo dice que lo que se ha utilizado es natural, pero no que sea mejor ni peor.

Quizás todo vale la pena por la salud, pero, ¿estamos realmente mejorándola?

La calidad nutricional es similar tanto en la convencional como en la ecológica. Sin embargo, cuando hay problema de plagas y de nutrición en las plantas, un 33% de la producción se ve afectada. O sea, es de suponer que en la ecológica ese número aumente debido a la menor eficacia de los sistemas de control.

A mi parecer, en un mundo soñado, sería mucho mejor consumir alimentos ecológicos que rebajen la toxicidad que adquirimos con ciertos productos. Pero, no debemos olvidar el precio tan elevado que tienen estos alimentos al igual que lo rápido que se echan a perder, por lo que en una sociedad que vive a la carrera y casi automatizada, sería exigir encontrar más tiempo para acudir más ocasiones a hacer la compra. Y dedicar mayor presupuesto a ésta.

Por otro lado, es muy importante eso sí, que pensemos quizás a la hora de adquirir nuestros alimentos en ir a menos hipermercados o grandes superficies y a más mercados locales y plazas de abastos. Estas últimas, además, que tan de moda se han puesto últimamente debido quizás a la conciencia que empezamos a adquirir como consumidores.

comida ecologica

¿Qué os parece este polémico tema? ¿preferís vivir en la ignorancia o tomáis productos ecológicos?

¡Nos leemos pronto!

 

1 Comment

  1. Laura

    4 julio, 2017 at 10:45 am

    Muy buen post, bastante interesante!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

More in Consejos de alimentación

  • Cómete tu estrés

    Pensando temas sobre los que hablaros, vi importante que nos fijásemos en la necesidad de una dieta detox después de no...

    Úrsula5 octubre, 2017
  • L-Carnitina, ¿para qué sirve?

    Hace poco me hablaron por primera vez de la L-Carnitina y de su uso para perder grasa. Como era algo completamente...

    Úrsula3 octubre, 2017
  • Entre el calor y el frío, mi piel.

    Parece que cada vez se escucha más bajito a Amaral y nos vamos creyendo menos su mensaje (¿le estarán pitando los...

    Úrsula14 septiembre, 2017
  • Conoce las dietas de moda

    Hemos pasado por el furor de las bayas de goji, el salvado de avena, el café verde, la soja, la stevia...

    Úrsula25 julio, 2017
  • ¿Por qué beber agua de coco?

    No son pocas las famosas que han posado con este elixir en sus Instagram. Y sí, habéis leído bien: elixir, ya...

    Úrsula18 julio, 2017
  • Cómo me ha afectado mi intolerancia a la lactosa

    ¡Hola de nuevo! ¿Qué tal estáis? A parte de con un calor horrible claro… Me apetecía mucho empezar esta primera entrada...

    Úrsula26 junio, 2017
  • Consejos para volver a la normalidad

    Se acabaron las fiestas navideñas, se acabaron las copiosas cenas, las visitas de familiares, los polvorones, el roscón de Reyes… y...

    Úrsula16 enero, 2017
  • La línea y las comidas de Navidad

    Quedan días contados para que comience la Navidad. Esta bonita festividad viene siempre acompañada de visita de familiares, abrazos, sonrisas… y...

    Úrsula19 diciembre, 2016
  • El pomelo: un buen aliado para tu salud

    Ya hemos hablado alguna vez de la relación entre una buena alimentación y una buena salud. Más concretamente de los beneficios...

    Úrsula5 diciembre, 2016